22

Si bien es cierto que los hombres son más propensos a padecer alopecia, las mujeres también están expuestas a la pérdida de cabello. La caída del pelo puede asociarse tanto a causas genéticas, como es el caso de la alopecia androgénetica, como a otros agentes externos, como el estrés, la anemia, la depresión o tras el parto.

Conocer la causa de la caída del cabello es fundamental para poder actuar en consecuencia, de ahí la importancia de consultar con especialistas que puedan determinar el motivo. En base a ello, habrá que establecer un procedimiento y un tratamiento adecuados.

En caso de que el motivo esté relacionado con el estado anímico o alimenticio de la mujer, y se hayan descartado otras posibilidades, podemos tomar algunas medidas adicionales, como tomar complementos alimenticios, que puedan mitigar la caída.

Cuando laves el cabello, realiza pequeños masajes circulares con la yema de los dedos, presionando en el cuero cabelludo. Este movimiento ayudará a mejorar la circulación y te proporcionará un momento muy relajante.

Asegúrate además de utilizar productos adecuados para tu pelo, con propiedades nutrientes y poco agresivos. De esta forma evitarás que se debilite la raíz. Junto a esto, si usas el secador con frecuencia, hazlo a una distancia mínima de 30 centímetros, y con aire frío.